Congelados

miércoles, 17 de abril de 2013

I



Soy E.

Duermo en el lado izquierdo de la cama y me gusta sacar los pies de debajo del edredón. Incluso en invierno. Tengo una obsesión insana hacia las verjas. Es ver una y mis dedos se extienden como por arte de magia para poder caminar mientras deslizo la mano por ella. Quiero organizar una fiesta en la que haya bombillas de colores y guirnaldas amarillas. Todo el mundo debería tener una fiesta así. Soy cabezona. De esas que no ceden ni un milímetro. Tengo siempre los nervios por las nubes y de vez en cuando, la cabeza también. Sueño despierta. Todo el día. Amo las fresas. Los helados de fresa, los chicles de fresa, los caramelos de fresa, las tartas de fresa, los besos de fresa. Me dan miedo los gatos. Me encanta hacer planes para luego no cumplirlos.  Me chiflan las pompas de jabón. Los sábados por la noche salgo de casa como una princesa y vuelvo los domingos hecha una pena. De pequeña quería ser astronauta o cantante folklórica. Por suerte o por desgracia no soy ninguna de las dos. Me gustan las sombras que las bandadas de pájaros serpentean por el suelo en los días de sol. No me gustan las adivinanzas. Con un beso en la mejilla me puedo sentir la mujer más feliz del mundo. Podría pasarme horas viendo amanecer. Odio el vinagre y las hipocresías baratas. Cuando tomo una decisión soy peor que Napoleón. Me gusta leer a Fitzgerald y las obras de Chagall. Y el tequila. Tengo una cámara de juguete preciosa. Se llama Martina. Me pinto los labios de rojo cuando algo no va bien. Me gustan las tostadas poco hechas con mantequilla y mermelada. De fresa, por supuesto.


Esta es E. 
Y todo lo demás es La chica bipolar























...que sea cierto el jamás. ¡Oh, cállate! 

17/04



Tiendo a dejar las cosas a medias. Es uno de mis muchos defectos. Y si mi bonita guitarra lleva colgada unos cuatro años sin que nadie la haya siquiera acariciado, este blog no iba a ser menos. Y lo echo de menos. Mucho. Vuelvo a él, con la esperanza de no dejarme nada en el tintero y con ganas de volver a descubrir grandes personitas. A dejar conocer esos detalles que pocos conocen, mis neuras. Es como una vuelta a empezar, pero sin una despedida previa. 
Deseadme suerte. 

miércoles, 28 de diciembre de 2011

De vuelta..


Me gustan las cosquillas, las fresas, los libros, los tacones, me gusta salir, emborracharme, los macarrones con queso, el queso rallado, la tarta de queso. Me gustan los sombreros, el cine clásico, Brigitte Bardot y Jacques Brel. Me gustan los espejos, los vestidos, acentos, lunares, edredones, los planes improvisados. Los mordiscos, las fotos, los aplausos, las sorpresas. Me gusta el césped, los guateques, los paraguas transparentes, los bolsos, la lluvia. Me gustan las pompas, los pasteles, las luces. Me gusta viajar, bailar, no parar quieta. Me gustan las uñas de colores, los ojos negros, la playa y la montaña. Me gusta jugar y reír, el color que dejan las amapolas en los campos y tú. Sobretodo me gustas tú.









Tú y yo expectantes a que pase algún cometa o baje un platillo volante...